Que son los Helmintos?

Los Helmintos se definen como parásitos de  muchas células y caracteres complicados, estirados, simétricos, de tamaño visible al ojo humano y sus medidas pueden ser desde 1 mm a 1 metro o incluso más largos. La zona dorsal de algunos helmintos está revestida de una corteza, que varía desde  lisa o con crestas, puntas o bulbos, la de los helmintos planos se denominan tegumento.

Tipos de Helmintos:

Diversos Helmintos tienen componentes de adhesivos como garfios, ventosas, incisivos o chapas situándose en la parte anterior del parásito teniendo utilidad para su identificación y clasificación. Poseen un sistema nervioso y excretor primitivo, algunos poseen un sistema digestivo y reproductor bien desarrollado, sin embargo no poseen un sistema circulatorio.

Frecuencia de los helmintos en el Mundo:

El subreino metazoa, incluye todo los animales cuyas funciones vitales ocurren en estructuras celulares organizadas como tejidos y órganos. Aquí se incluyen dos grupos de organismos con gran importancia: Helmintos y Artrópodos.

Clasificación, Estructura y funciones.

Los Helmintos se clasifican en 2 phylum:

Nemátodos o Nematelmintos

Acá abajo podrás conocer los principales Nematelmintos que afectan al ser humano. Haz clic en el nombre Nemathelminto o en la fotografía para más información.

Los nematodos son parásitos estirados en forma de cilindro, bilateralmente simétricos. Poseen aparato digestivo desarrollado, sistema de reproducción muy avanzado y organos sexuales apartados, los órganos internos están contenidos en una cavidad corporal delimitada  exteriormente por una pared que comprende cutícula, hipodermis y capa muscular. Se multiplican a través de huevos que evolucionan a larvas.

Platelmintos

Los platelmintos son helmintos aplanados parecidos a las hojuelas o un trozo de cinta. Se numeran en Trematodos y Céstodos.

Trematodos

Los Trematodos poseen cuerpo en forma de hojuela, con dos ventosas, por lo que también se les ha denominado también dístomas. La mayoría son hermafroditas exceptuando los esquistosomas. Poseen etapas de vida muy complicados intermediando uno o dos anfitrion de por medio.

Céstodos

Los Céstodos tiene su cuerpo aplanado, compuesto por un órgano de fijación llamado escólex y un cuerpo o estróbilo constituidos por segmentos llamados proglótides que tienen independencia morfológica y fisiológica. El scólex, que es más pequeño que el resto del cuerpo, es frecuentemente llamado cabeza que constituye un órgano de fijación que tiene ventosas y ganchos que constituyen características diferenciales para cada especie, le sigue un cuello, y posteriormente los proglótides, lo más cercanos al cuello son proglótides inmaduros, después se continúan con los proglótides maduros que poseen órganos sexuales masculinos, aparato excretor y sistema nerviosos rudimentario. Los últimos proglótides son grávidos conteniendo u  útero grande lleno de huevos. Las características morfológicas de los proglótides sirven para diferenciar las distintas especies.

Algunos tienen fases de vida muy complicados, en los que interfieren anfitriones mediadores, a la vez que otros se transmiten por ingestión de huevos.

Las necesidades de alimentarse de los Helmintos la obtienen a través de la digestión activa del tejido y/o fluidos corporales del huésped, con destrucción tisular consiguiente, o por absorción indiferente de alimentos desde los fluidos vecinos y el contenido intestinal. Los movimientos musculares de varios Helmintos provocan grandes gastos de energía; por lo que los nutrientes son almacenados en forma de glucógeno. Una cantidad considerable del consumo de energía será propuesta a la reproducción.

En general, los Helmintos ponen huevos (ovíparos) otras especies pueden parir individuos jóvenes vivos (vivíparos) las larvas resultantes son morfológicamente distintas a los parásitos adultos, pasando por varias fases de desarrollo o mudas antes de llegar a la fase adulta.

La respiración es primariamente anaerobia aunque las formas larvarias pueden requerir oxígeno.

Elementos de diagnóstico.

Se han representado muchos métodos para diagnosticar los Helmintos.  Algunos tienen utilidad para detectar una amplia variedad de parásitos, mientras que otros son más específicos y sólo tienen valor para detectar pocas especies o quizás una sola. El diagnóstico se hace en su totalidad por demostración morfológica (macroscópica o microscópica) de los parásitos en las muestras biológicas. Además, para la mayoría de estas enfermedades parasitarias, la selección e interpretación correcta de las pruebas se basa en el conocimiento del ciclo evolutivo del parásito y de la patogenia del proceso patológico en los humanos.

Cabe enfatizar la relevancia de recoger muestras adecuadas en cantidad y en momentos adecuados, de trasladar sin demorar al laboratorio y de examinarla rápidamente por un bioanalista especializado, debido a que la gran mayoría de las caracterizaciones y los exámenes parasitológicos se basan en su totalidad en el identificación de la morfología, características de los helmintos, la mínima situación que pueda deformar la morfología del helminto conlleva a errores en su identificación y por ende en el diagnóstico.

La toma de  muestras para hacer el diagnostico de  los parásitos intestinales es habitualmente de heces fecales, con técnicas de métodos húmedo directo o métodos de congregación, sin embargo otros se realizan por medio del uso de la cinta adhesiva en la zona perianal.

En diversas causas el diagnóstico de cierto de Helmintos se realiza por el examen macroscópico del parásito.

Otras muestras serían sangre, orina, aspirado duodenal, esputo, LCR, biopsias de tejidos.

En un futuro se podrá realizar diagnóstico mediante métodos moleculares basados en las secuencias de ácidos nucleicos, que se pueden utilizar en una técnica de hibridación  para hacer diferenciaciones entre especies y géneros.